viernes, 6 de agosto de 2010

Tecos y Narcos

Recientemente se ha hecho circular -deliberadamente- una cantidad extensa de desinformación según la cual “gracias” a informes recabados por la vasta red de espionaje operada en todo el Estado de Jalisco por la poderosa organización secreta de ultraderecha Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara, información supuestamente hecha llegar directamente a manos de a las autoridades federales del gobierno panista encabezado por Felipe Calderón, se logró la ubicación en Guadalajara del narcotraficante Ignacio Coronel Villareal (conocido como el rey de las metanfetaminas o el rey del “ice”), lo cual condujo a su acorralamiento y posterior eliminación en su intento de huída. Esta desinformación pondría a la siniestra organización Tecos en calidad de héroe al estar “colaborando con el pueblo de México” en la guerra de legitimación emprendida por el Presidente Felipe Calderón en contra de la delincuencia organizada. Sobre estos fábrica de rumores hay que dejar una cosa en claro:

La eliminación del narcotraficante Ignacio Coronel Villareal no tuvo absolutamente nada que ver con una supuesta denuncia que haya hecho llegar a las autoridades la extensa red de espionaje montada y operada desde Guadalajara por la organización clandestina de ultraderecha Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara. A ellos no les debe México absolutamente nada. Esto lo puede corroborar Spectator en base a información confidencial altamente sensitiva que por el momento no se puede decir cómo llego a manos de Spectator. Los persistentes rumores que han estado siendo circulados y propalados desde la misma ciudad de Guadalajara por varios medios quieren atribuírle a los Tecos y a sus líderes el mérito de este golpe, como si ello llevase una implicación automática de que hay que estarles sumamente agradecidos no sólo por estar “salvando” a México de “la gran conspiración judía masónica comunista” montando la suya propia para el estableciemiento de un gobierno paralelo secreto controlado por ellos y sus títeres peleles, sino también por estar “salvando a México de la delincuencia organizada”. Sin embargo, en este respecto, en la ubicación precisa de “Nacho” Coronel, no se les debe absolutamente nada a ellos, no se les debe absolutamente ningún favor en la lucha contra la delincuencia organizada, y antes bien la eliminación primer de “Nacho” Coronel y posteriormente de su sobrino les ha de haber caído como una sorpresa mayúscula e inesperada. De hecho, estaban conviviendo cómodamente con él por varios años, y pese a que los Tecos saben perfectamente -inclusive mejor que cualquiera de los tres niveles del gobierno de México- en dónde viven y cómo operan los narcotraficantes de alto rango establecidos en el Estado de Jalisco gracias a la vasta red de espías y soplones con la que cuentan, jamás han movido un solo dedo para colaborar en la ubicación y captura de miembro alguno de la delincuencia organizada. Estas versiones (seguramente autoalabatorias) son tan falsas como sus creadores y propaladores, especialmente considerando que que ellos mismos son delincuencia organizada. La única diferencia entre ellos y “Nacho” Coronel es que mientras el último traficaba y se enriquecía con drogas adictivas los primeros trafican y se enriquecen gracias al fanatismo que tras bambalinas promueven.

De que los propietarios de la Universidad Autónoma de Guadalajara, cabecillas supremos de la organización neofascista Tecos, convivían cómodamente con Nacho Coronel al lado de ellos, no debe quedar duda alguna, y esto nos lo confirma el siguiente reportaje:

Nacho Coronel, un narco que se empoderó ‘desde las sombras’
A. Osorio, G. Reza, F. Cobián
Agengia APRO
31 de julio del 2010

Aparentememte protegido en las altas esferas de la política Ignacio Nacho Coronel Villarreal, tercero en la jerarquía del Cártel del Pacífico –después de Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada, a quienes habría desafiado– durante años vivió aquí a sus anchas y traficó sin tropiezos... hasta que el Gobierno lo eliminó.

Un día después de la caída del capo, efectivos del Ejército mataron en otro tiroteo a Mario Carrasco Coronel, El Gallo, sobrino y presunto sucesor de Nacho Coronel al frente de la célula del cártel de Sinaloa en Jalisco.

El capo cayó el jueves 29 pasadas las 12:40 horas. Ataviado con ropa deportiva, Nacho Coronel recibía un masaje antiestrés de una terapeuta –se afirma que estaba deprimido desde el levantón de su hijo Alejandro en abril pasado– cuando un grupo de élite del Ejército lo sorprendió en su casa de Paseos de los Parques 3435 en Colinas de San Javier. Y lo acribilló.

La versión de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) –que es la única que se conoce; el acceso a la datos sobre el operativo ha sido restringido– asegura que la localización del capo se debió a una labor de inteligencia militar de varios meses. Se informó, asimismo, que Coronel opuso resistencia a la aprehensión, disparó su pistola y mató a un soldado –el que encabezaba el asalto– e hirió a otro.

Versiones extraoficiales atribuyen su eliminación al creciente poder que Coronel adquiría “desde la sombra”, como reveló este semanario, lo que pudo hacer creer a sus superiores que su propio liderazgo estaba en entredicho.

En el mismo lugar en el que murió el capo fue capturado ileso Francisco Quiñones Gastélum, guardia personal del también llamado Rey del Cristal; asimismo fue detenida la terapeuta-masajista, cuyo nombre se desconoce.

Pero el operativo no acabó ahí, se extendió un poco más: a tres cuadras, en la misma calle de Paseos de los Parques en su cruce con Paseos del Acantilado, habrían detenido a una de las parejas de El Chapo y a dos de sus hijos. Trascendió, además, la detención de cuatro pistoleros cuyos nombres no han sido revelados por la Sedena.

Se supo asimismo que Guzmán Loera más de una vez se habría refugiado en alguna de estas casas y otras que poseía Nacho Coronel en esta colonia, compartida entre Guadalajara y Zapopan, que es la más exclusiva de la capital tapatía. Está vigilada día y noche. Tiene una policía pagada por los colonos y cámaras de video que funcionan día y noche en todos los cruceros. Una de esas cámaras está a 30 metros de la primera finca.

Aquí se asientan ricos de abolengo y empresarios exitosos como los Leaño, los Álvarez del Castillo, los Arroyo Chávez, los De la Torre y algunos de los políticos más acaudalados, como el panista Daniel Ituarte, ex alcalde de Zapopan, y el ex gobernador priísta Flavio Romero de Velasco. También, al menos durante un tiempo, vivió y tuvo su casa de campaña en dicho fraccionamiento el primer gobernador panista de Jalisco y actual senador Alberto Cárdenas Jiménez.

Pero en Colinas de San Javier, igual que en Puerta de Hierro y otras colonias aledañas de clase alta, “también hay familias de narcos y todo mundo lo sabe en Guadalajara, menos las autoridades”, aseguran vecinos de la zona residencial.

Posiblemente no haya algo más descorazonador para un Teco que elaborar a costa de exponer su propia vida un reporte detallado dándole información importante a sus amos acerca del lugar de residencia en Jalisco o inclusive fuera de Jalisco de algún narcotraficante de alto nivel así como los nombres de algunos de sus contactos y la forma en que se mueve de un lado a otro en la creencia de que esta información será utilizada para propiciar la captura del capo y la interrupción normal de sus actividades. Después de todo, sus amos son los que han construído la mitología según la cual detrás del narcotráfico hay puras mafias de judíos o cripto-judíos a las que hay que combatir con todos los recursos posibles. Sin embargo, la información que las tropas de base le proporcionan a sus amos jamás es utilizada para tales fines, como nunca fue utilizada en los tiempos de Rafael Caro Quintero ni más recientemente en los tiempos de Nacho Coronel. La información la quieren, sí, y la aprecian, pero no para el combate del narcotráfico y la delincuencia organizada, sino para usarla en caso de que se requiera con fines de chantaje, extorsión, o cualquier otro tipo de situación inesperada que no pueda anticiparse. De este modo, la información va a parar en una bóveda secreta en donde no le servirá de nada a nadie excepto a los seres siniestros que desean tenerla al alcance de su mano para usarla sólo en el momento en que sus propios intereses lo requieran. Al Teco que proporciona la información no le está permitido compartir la información recabada con nadie más que con sus amos, y si trata de salirse del redil creyendo que puede actuar por cuenta propia, entonces más tardará en hacerlo que terminar convertido en un cadáver irreconocible tirado en algún paraje solitario.

Hubo algunos días en los cuales varios funcionarios importantes que laboran dentro del gobierno jalisciense del amigo de los Tecos Emilio González Márquez se pusieron a temblar tras la muerte de Nacho Coronel, como nos lo confirma el siguiente artículo:

Nacho Coronel y sus amigos del PAN
Álvaro Delgado
Agencia APRO
2 de agosto del 2010

El hallazgo de una computadora personal de Ignacio Nacho Coronel, tras su ejecución por tropas del Ejército, ha puesto nerviosos a muchos personajes prominentes de la política de Jalisco y de México, porque presuntamente contiene vasta información sobre la red de complicidades al más alto nivel que permitió a este capo operar de manera apacible el trasiego de droga desde esa entidad.

Otros dos datos relevantes en este sentido son, también, los al menos 7 millones de dólares en efectivo ordenados en maletas, supuestamente para el pago de una nómina detallada en la laptop de Nacho Coronel, y las delaciones de Hiram Quiñónez Gastélum, quien como su lugarteniente conocía sus conexiones policiacas y políticas, la mayoría al parecer identificadas con el Partido Acción Nacional (PAN).

Aunque el Ejército custodia esta delicada información obtenida tras la eliminación de Coronel --un éxito que le urgía en medio de tantos cuestionamientos--, alguna ha comenzado a circular al más alto nivel del gobierno de Felipe Calderón, que dispone ahora de mayores datos de la colusión de autoridades de su partido en Jalisco con capos.

Conforme a información extraoficial que ha comenzado a filtrarse no se ha determinado aún qué uso darle a la información encontrada en la Laptop de Nacho Coronel, aunque hay sólo dos opciones para Calderón: Proceder contra jefes policiacos y políticos amafiados o mantener la impunidad.

El rostro adusto que exhibió el gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, en la cena con Felipe Calderón --con motivo de la inauguración del estadio de las Chivas--, quien no le avisó de la operación quirúrgica contra Coronel, realizada horas antes, y el silencio de los exgobernadores Alberto Cárdenas y Francisco Ramírez Acuña, reflejan precisamente este nerviosismo.

De hecho, Ramírez Acuña, exsecretario de Gobernación, presidente de la Cámara de Diputados y aspirante a presidir el PAN, reaccionó con enfado cuando los reporteros le preguntaron su opinión y más datos sobre la captura del capo en la entidad que gobernó hasta diciembre de 2006.

“No, de eso no hay comentario”.

-¿Por qué?

-¡Porque ya los tienes -dijo, iracundo-, no hay más! ¡No tienes que estarlo comentando!

No se entiende la airada reacción de Ramírez Acuña, pero ya se sabe: Los criminales operan a sus anchas por la ineptitud o por la complicidad de las autoridades, y no se entiende el encumbramiento de Jalisco como santuario del narco sin la colusión de policías y los políticos que los designan.

En Jalisco está documentado cómo prominentes narcos de Sinaloa se asentaron junto con sus familias en el área metropolitana de Guadalajara desde principios de los 80, a raíz de la Operación Cóndor, y se insertaron en la frívola burguesía local, gracias a su ostentosa forma de vida.

Miguel Ángel Félix Gallardo, Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, Rafael Caro Quintero y Manuel Salcido El Cochiloco, entre otros, vivieron como si nada en la capital de Jalisco, con el conocimiento de gobernadores priistas como Flavio Romero de Velasco, Carlos Rivera Aceves, Enrique Álvarez del Castillo y Guillermo Cossío Vidaurri.

Con la llegada del PAN al gobierno estatal se mantuvo el paraíso para los narcos y hasta se acrecentó: En enero de 2001, al iniciar el gobierno de Vicente Fox, cuyo gobernador era Alberto Cárdenas, Joaquín El Chapo Guzmán Loera se fugó del penal de máxima seguridad de Puente Grande.

Algunos de los cómplices sinaloenses en la fuga, o sus familias, tenían residencia en Jalisco: Juan José Esparragoza El Azul, Ismael El Mayo Zambada, Ignacio Nacho Coronel y los hermanos Beltrán Leyva, que entonces conformaban La Federación.

Eso lo sabían los gobernantes y jefes policiacos, pero es evidente que gozaban de protección al más alto nivel, sin la que no es posible entender un episodio ocurrido en marzo del año pasado: La captura y libertad de José Ángel Carrasco Coronel, sobrino de Nacho.

Resulta que El Changel, como se le conocía, fue detenido el 14 de marzo junto con otros cinco hombres, tras una balacera con militares en el municipio de Tlajomulco, y quedaron a disposición de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y las armas se entregaron a la Procuraduría General de la República (PGR).

Pero luego la propia PGJE dijo que a los sospechosos no se les comprobó delito y como tampoco tenían las cinco pistolas, que estaban en la PGR, los dejaron libres. Esto, a pesar de que el procurador, Tomás Coronado, aseguró que los detenidos habían sido puestos a disposición de la PGR, a la que nunca llegaron.

De la captura del sobrino de Nacho Coronel informó, también, el subsecretario de Seguridad Pública Federal, Francisco Niembro, quien aseguró que su identidad fue verificada y validada en el sistema Plataforma México.

El caso es que Carrasco Coronel no fue molestado hasta que el Ejército lo liquidó, el mismo día que su tío, porque ya no lo protegieron personajes que, al parecer, aparecen en la computadora que tiene nerviosos a muchos panistas de Jalisco....

Sin embargo, a la hora de la verdad pasó justo lo que ya se sabía que iba a pasar considerando que el hombre que está gobernando al país es precisamente un hombre de las derechas de México: no pasó absolutamente nada. Ningún funcionario del gobierno del Estado de Jalisco ha sido detenido ni molestado jamás como consecuencia de la información que obraba en la computadora personal del capo narcotraficante Nacho Coronel vecino de los dueños de la ultraderechista Universidad Autónoma de Guadalajara (a diferencia del Michoacanazo que dió la PGR justo en vísperas de elecciones en el Estado natal de Felipe Calderón, en su gran mayoría funcionarios del PRD). Y no sería nada remota la posibilidad de que el disco duro de dicha computadora se haya borrado “accidentalmente”. Después de todo, ¿para qué sirve el poder, si no es que para ejercerlo?

Aunque los cabecillas de los Tecos no sientan ninguna simpatía hacia los narcotraficantes sobre los cuales siempre han tenido una verdadera mina de oro de información, tampoco pueden son capaces de sentir pena ni lástima por los muchos seres inocentes que han caído víctimas de algún tipo de drogadicción. ¿Cómo pueden sentir tales cosas, si ellos mismos están enganchando todo el tiempo a jóvenes inocentes que no se dán cuenta de que están siendo enviciados con otro tipo de droga, más de tipo emocional que fisiológica, pero droga al fin?

Precisamente fué en la mismísima ciudad de Guadalajara en donde nació y creció el Cártel de Guadalajara en la década de los años ochenta, fundado por Rafael Caro Quintero y Miguel Angel Félix Gallardo, para transportar heroína y mariguana a los Estados Unidos, siendo uno de los primeros cárteles de droga mexicanos en trabajar con las mafias de cocaína colombianas. La ubicación y las actividades de Rafael Caro Quintero nunca fueron un secreto para los cabecillas de la ultraderechista cuan poderosa organización Tecos radicada precisamente en la misma ciudad de Guadalajara en donde convivían con Rafael Caro Quintero. Ellos sabían exactamente en dónde podía ser encontrado y sabían exactamente a qué se dedicaba, gracias a la extensa red de espionaje e infiltración forjada a lo largo de medio siglo. Pero jamás movieron un solo dedo para ayudar a pararle el alto, actuando con la típica mentalidad gangsteril de “mientras tú no te metas conmigo yo no me meteré contigo, a mí lo único que me importa es mi propio negocio pero más te vale no meterte conmigo”. Ni siquiera cuando Rafael Caro Quintero:





ordenó el secuestro en Guadalajara del agente antidrogas norteamericano Enrique Camarena Salazar:





(asignado por la Drug Enforcement Agency a la ciudad de Guadalajara) el 7 de febrero de 1985 para matarlo con sus propias manos después de estarlo martirizando por varios días movieron los Tecos un solo dedo para ayudar al Consulado norteamericano en Guadalajara a salvar la vida del agente, aunque siempre estuvo en sus manos (los Tecos) la potestad de poder hacerlo. Ni siquiera porque el gobierno norteamericano les había estado ayudando con una enorme suma de dinero para la construcción del campus universitario que hoy poseen trataron de agradecer el enorme favor que se les hizo contribuyendo con su ya para entonces vasta red de inteligencia y espionaje para recuperar al agente sano y salvo, demostrando su calidad de gente ingrata además del perfil criminal que han estado manteniendo en la clandestinidad bajo amenazas de muerte. ¿Acaso se podía esperar más de esta clase de gente? Tras el asesinato del agente Camarena Salazar, Caro Quintero huyó de la ciudad de Guadalajara no porque sintiera el riesgo de que la poderosa organización criminal clandestina Tecos pudiera delatarlo ocasionando su colapso, sino porque ya para entonces el gobierno norteamericano estaba desplegando todos sus recursos y presiones sobre el gobierno norteamericano para su captura con la intención de llevárselo a Estados Unidos y enjuiciarlo allá por el asesinato de un agente federal estadounidense (lo cual se castiga con la pena de muerte). Eventualmente, Rafael Caro Quintero fue aprehendido el 4 de abril de 1985 a las 5:45 A.M. en Costa Rica tras una acción espectacular de la policía de Costa Rica que tardó solo 15 minutos, siendo detenido junto a los mexicanos Eduardo Aldana García, José Albino Bazán, Juan Carlos Campero Villanueva, Luis Beltrán, Ivan Soto Arellano, Raul Noyola Romero, Miguel Lugo y Violeta Estrada Yaver. Durante el operativo la policía encontró a Sara Cristina Cosío Vidaurri Martínez, hija del ex secretario de educación del Estado de Jalisco y sobrina del ex Gobernador de Jalisco Guillermo Cosío Vidaurri:





Sin embargo, en una acción que hasta la fecha todavía le parece sospechosa a muchos norteamericanos, en vez de ser extraditado hacia los Estados Unidos en donde le esperaba la pena de muerte Caro Quintero fue enviado desde Costa Rica a México.

Y fué precisamente en fechas más recientes cerca de la ciudad de Guadalajara en donde el 1 de agosto del 2006 se llevó a cabo el descubrimiento de un super laboratorio de metanfetaminas, confiscándose durante la redada unos 100 kilogramos de metanfetaminas terminadas, 3.000 litros de varios solventes y químicos y cuatro barriles de yodo, fueron confiscados durante la redada, también confiscándose una prensa hidráulica grande usada para terminar las metanfetaminas así como sustancias químicas usadas para elaborar jarabe genérico para la tos que sirven como precursoras de las metanfetaminas. Un descubrimiento en el que tuvieron que ver más los intensos olores químicos que emanaban del almacén molestando a los vecinos del lugar y el reporte de actividades sospechosas así como la buena suerte que la ayuda que pudieron haber brindado los Tecos con su amplia red de inteligencia y espionaje.

En virtud de que fue precisamente la ultraderecha de México emblematizada en la sociedad clandestina Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara la que ayudó a Felipe Calderón a llegar a la silla presidencial impidiéndole el ascenso al poder al izquierdista Andrés Manuel López Obrador que hubiera representado éste último un obstáculo extraordinario en los planes de la conjura nacional radicada en Guadalajara para el establecimiento de un gobierno paralelo secreto en México controlado por ellos, Felipe Calderón tal vez quisiera creer que estos mismos poderes fácticos estarían dispuestos hoy a brindarle toda la ayuda posible -proporcionándole información recolectada a través de la amplia red de inteligencia y espionaje montada desde el seno de la UAG- para ubicar a los cabecillas del narcotráfico en México desmantelando a la delincuencia organizada y proporcionándole de paso un golpe mediático a la derecha instalada en el poder federal.

¿Estarían dispuestos en estos precisos momentos los cabecillas de la organización criminal de extrema derecha Tecos ya sea directamente o a través de sucursales como la Organización Nacional del Yunque a ayudar al mismo hombre al que ayudaron de mil maneras posibles a llegar en el 2006 a la Presidencia de México así fuese por artes chuecas? La respuesta es un no rotundo, no sólo porque ellos a fin de cuentas sólo ven por sus propios intereses personales sino porque la sangrienta guerra en contra de la delincuencia organizada iniciada por Felipe Calderón ha servido como un distractor importante restándole atención e importancia a la conjura nacional que está siendo tendida desde la clandestinidad por las fuerzas ocultas de la utraderecha. A ellos les conviene de mil maneras que esta guerra desgastante continúe, porque sin ese distractor los ojos de muchos mexicanos estarían enfocados directamente sobre lo que se está urdiendo a sus espaldas. Esto es algo parecido al caso del enfermo que padece un tumor canceroso en su tracto gastrointestinal, y el cual está colgando de una sola mano del balcón de su casa al estarse incendiando por dentro la residencia en la que habita. Podrá tener sus órganos interiores invadidos de un cáncer que lo está matando, pero en esos momentos en los que está colgando de una sola mano del balcón de su casa durante el incendio en lo único en lo que se fija es en el incendio sin acordarse ya del cáncer que lo está matando paulatinamente. El problema que tiene en estos momentos la ultraderecha nacional clandestina de México es que tanto a través de estas bitácoras como a través de los trabajos publicados por otros la información que México como nación antes desconocía de ellos está saliendo a la luz exponiendo las entrañas de una bestia de dimensiones colosales. Sus antes bien guardados secretos están dejando de serlo, y muchos jóvenes y no tan jóvenes que terminaron decepcionados con el engaño bajo el cual fueron reclutados están abriendo la boca dando todo tipo de detalles sobre la forma en la cual trabaja el monstruo y lo que se trae entre manos para el resto de México. De no ser por la enorme carnicería que está teniendo lugar en estos momentos en México y la gran escalada de violencia que se está padeciendo como consecuencia de las luchas entre y contra la delincuencia organizada, a los conspiradores del nuevo milenio ya les habría caído encima el escrutinio de mil analistas y periodistas así como el escrutinio mundial. De hecho, esto les dió todas las motivaciones del mundo a los conspiradores del nuevo milenio en México para tratar de convencer por vías indirectas a Felipe Calderón antes de tomar posesión de su cargo como Presidente de México para iniciar una “guerra” que ya de antemano los conspiradores sabían que no se podía ganar pero que les podía quitar los reflectores de encima.

La situación en estos momentos es tan comprometedora para la ultraderecha nacional encubierta de México por los secretos que se han estado exponiendo acerca de ella así como sus planes funestos que, en caso de que Felipe Calderón decidiera dejar a los narcos en paz ordenándole al Ejército regresar a los cuarteles, los mismos conspiradores del nuevo milenio son capaces de propiciar ellos mismos enfrentamientos entre los cárteles de la droga, “cucándolos” unos contra otros, pasándole indirectamente información del bando X al bando Y para permitirle al bando X causarle estragos al bando Y, y tras esto pasarle información al bando Y acerca del bando X para permitirle tomar sangrientas venganzas que acaparen los titulares de la prensa, y así continuar enfrentando unos criminales contra otros mientras la ultraderecha nacional prosigue adelante con sus planes de control político. Son capaces de esto y mucho más. Para la organización Tecos, las vidas de los narcotraficantes y sus sicarios no valen ni siquiera los calzones que traen puestos, aunque como ya se dijo no harán nada en contra de ellos si los cabecillas de los Tecos no saldrán ganando nada en el panorama político a largo plazo. Pero si sus muertes y sus enfrentamientos les permiten distraer la atención sobre lo que está ocurriendo en la ciudad de Guadalajara, no vacilarán un solo momento en enfrentarlos y en provocar carnicerías como las que estamos viendo hoy. Y en lo que tal vez sea el colmo de la incongruencia, los directivos de la Universidad Autónoma de Guadalajara no tienen problema moral alguno en sus conciencias en admitir dentro de la misma universidad a estudiantes que reconocidamente sean familiares directos de narcotraficantes a los cuales ya tienen perfectamente identificados en sus listas negras, de modo tal que mientras que por un lado pueden estar enfrentando a los capos y a sus sicarios para que se maten entre sí por el otro lado los pueden estar “desplumando” a través de sus familiares que estudian dentro de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

“¿Pero cómo es posible que aquellos narcotraficantes a quienes denuncié en uno de mis reportes se les permita tener inscritos a sus familiares cercanos directos dentro de la Autónoma de Guadalajara a la vez que se les deja seguir enviciando no sólo a la juventud tapatía de Guadalajara sino al resto de México e inclusive a cientos de miles de jóvenes de otros países fuera de México?” podría decir un Teco decepcionado y desilusionado de sus amos que le hicieron creer que todo lo que se hace en el seno de la organización de ultraderecha Tecos iba a ser “por el bien de México”. Es aquí cuando el Teco dócil debe aprender a callar y a ser obediente, a no ser que quiera correr el riesgo de que le apliquen con toda la saña del mundo “el castigo del traidor” por poner en tela de duda las intenciones de sus amos a los cuales les juró obediencia ciega.

No es esta la única situación en la que entre las tropas de base de los Tecos, entre los centenares de jóvenes y profesionistas egresados de la Universidad Autónoma de Guadalajara a los cuales les han atrofiado irreversiblemente sus neuronas cerebrales con propaganda antisemítica de corte fascista cristero, en la que muchos de ellos caen inevitablemente presa de una gran inconformidad al ver la diferencia abismal entre lo que sus amos les pregonan y les piden de ellos, y lo que sus amos practican, no es esta la única situación en la que el “pragmatismo” que tanto les alegan los dueños de la Universidad Autónoma de Guadalajara para tratar de convencer a sus incondicionales lacayos de las “ventajas” que se pueden obtener de incongruencias y contradicciones termina sin dejar satisfecho a ninguno de ellos. Otro ejemplo reciente lo tenemos con un cierto concierto programado para llevarse a cabo precisamente en la ciudad de Guadalajara el 2 de octubre del 2010. Pero no se trata de un concierto de música clásica, de música de Beethoven, Mozart, Bach, Chopin o cualquiera de los otros grandes maestros de la música, algo que sería bueno para una universidad que se jacta de tener “valores morales”. Se trata de un concierto de rock. Y no se trata de cualquier grupo musical de música moderna de rock. Se trata ni más ni menos que del grupo KISS:








Tómese en cuenta que, en la literatura chatarra antisemítica promovida tras bambalinas por estos explotadores del fanatismo que ellos mismos crean, desde tiempos inmemoriales han proclamado al rock como una música de corte anticristiano creada por “la gran conspiración judía masónica comunista” para “envilecer” a la cultura occidental y a las mentes de los jóvenes cristianos corrompiéndolos y haciéndolos apartarse del buen camino. Les gusta restregarle en la cara a sus alucinados seguidores cada vez que se ofrece el hecho de que Los Beatles fueron descubiertos y promocionados por un judío inglés, Braian Epstein. Y gustan de repetir no directamente cara a cara sino a través de sus amanuenses revisionistas de la Historia que si Hitler hubiera ganado la guerra no tendríamos hoy “la epiléptica música del rock”.

Pues bien, el concierto de rock a ser ofrecido por KISS está programado para llevarse a cabo en el Estadio 3 de Marzo, precisamente el estadio de Los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara. Considerando que la fecha puesta al estado como nombre es altamente simbólica por ser la fecha en la cual murieron los “mártires” que antecedieron a la fundación de la Universidad Autónoma de Guadalajara (gracias a cuyas muy oportunas muertes los Leaño y los Álvarez del Castillo hoy son multimillonarios, más que si se hubiesen sacado la Lotería), no han faltado “Tecos” que han visto la puesta en marcha del concierto de rock de KISS en el Estadio 3 de Marzo como una especie de profanación, de sacrilegio, de traición, a la memoria de los “mártires” de la UAG, y a las pestes que los cabecillas de Los Tecos han destilado desde siempre en contra de la música de rock. Naturalmente, estas inconformidades nunca las hacen llegar a sus amos, porque de hacerlas llegar lo más probable es que terminarán en la lista de expulsados de la UAG, en la lista de apaleados, o inclusive en alguna fosa común.

Pero no es sólo el hecho de que los propietarios neofascistas Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara hayan facilitado su estadio deportivo para la celebración del evento de KISS lo que tiene decepcionados o inclusive sumamente indignados a muchos de los que forman las “tropas de base” (a juzgar por las numerosas quejas que le han hecho llegar confidencialmente a Spectator). Lo es también el hecho de que dos miembros del grupo musical KISS son judíos y de esto no hay absolutamente ninguna duda. Uno de ellos es Paul Stanley:





El otro de ellos es Gene Simmons (Chaim Witz, nacido en Haifa, Israel) cuya madre y el hermano de ella Larry Klein fueron los únicos sobrevivientes de ese mismo Holocausto que los propietarios de la Universidad Autónoma de Guadalajara insisten en negar y que se niegue dentro de la formación ideológica de sus idiotizados soldados:





Tanto por el hecho de tratarse de un concierto de “música infernal de rock” como por el hecho de tratarse de una banda de rock dos de cuyos integrantes son judíos, la puesta en marcha del espectáculo precisamente en el Estadio 3 de Marzo, el estadio propiedad de la cuna y semillero del núcleo de la ultraderecha más duro que pueda existir en el continente americano, es considerada como una especie de “alta traición” a la causa de la lucha en contra de “la gran conspiración judía masónica comunista”. Y de nueva cuenta, para explicarle a sus fieles lacayos las incongruencias, los propietarios de la Universidad Autónoma de Guadalajara salen de vez en cuando con los mismos argumentos inverosímiles de siempre, que “es necesario reunir la mayor cantidad posible de fondos para la causa para poder estar así preparados cuando llegue el gran momento del enfrentamiento con la gran conspiración judía masónica comunista” (mucho de ese dinero está metido en las lujosas residencias de Los Leaño y los Álvarez del Castillo y similares ubicadas en la misma zona en donde convivían con el narcotraficante Nacho Coronel al cual saludaban todos los días), que “hay veces en que es necesario hacer cosas aparentemente incorrectas porque los beneficios que se pueden obtener a largo plazo justifican” (el fin justifica los medios, especialmente si el fin es hacer todavía más ricos a los megalómanos a los que no les basta ya con ser los reyes ocultos de Guadalajara y de Jalisco sino que están tratando de montar su imperio en el resto del país). Estas justificaciones estúpidas son exactamente las mismas como las que podría dar el teco Goliath interlocutor de Spectator en estas bitácoras, el cual empezó en la sección de comentarios de primera bitácora La Extrema Derecha Mexicana proclamando al principio a la UAG como una universidad generosa y abierta en donde se respeta a gente de todas las religiones y de todas las ideologías, quitándose poco después su máscara exhibiendo algunas de las muchas “perlas” de su antisemitismo y su propaganda, para terminar posteriormente recibiendo sus nalgadas de parte de Spectator en relación a sus argumentos falaces y torcidos.

¿Vale la pena luchar por este tipo de gente? ¿Vale la pena exponer la vida por ellos? ¿Vale la pena darles una lealtad incondicional? ¿Vale la pena hacer todo lo que le pidan a uno, como agredir, torturar e inclusive matar si se lo piden a uno? ¿Vale la pena hacerlos más ricos de lo que ya son? ¿Vale la pena patrocinarlos? ¿Vale la pena arriesgar el pellejo por ampliarle su poder político a ellos? ¿Vale la pena defenderlos en foros y medios? ¿Vale la pena encubrirlos?

El lector aquí tiene la palabra.

Spectator desea aclarar que no tiene absolutamente nada en contra del grupo KISS, cuyo espectáculo se puede comparar con el que podemos ver en un circo con el caramelo adicional de la música ruidosa. Dan un buen show, divierten, y proporcionan un esparcimiento que ciertamente es mil veces mejor y más saludable que andarse metiendo en el cuerpo porquerías como las que comercializaba Nacho Coronel, el mismo al que saludaban todos los días sus multimillonarios vecinos propietarios de la UAG en el exclusivo fraccionamiento Colinas de San Javier de Zapopan, Jalisco.


-------------------------


POST SCRIPTUM:


Como resultado de este trabajo elaborado por Spectator, los dueños de la neo-fascista Universidad Autónoma de Guadalajara se movieron como balas en el aire para suspender a toda prisa el concierto del grupo KISS que se iba a llevar a cabo en el Estadio 3 de Marzo de Zapopan propiedad de los voraces y megalómanos Leaño de la UAG, argumentando que por ningún motivo permitirían la celebración de un concierto con “música satánica” en su estadio deportivo. Como “buenos cristianos” que dicen ser, esto sería congruente con sus “valores morales” sin tener absolutamente nada que ver con el hecho de que dos integrantes de KISS por pura casualidad son judíos.

Sin embargo, no muchos meses después de que se elaborara este trabajo, se llevó a cabo un concierto musical en el mismo Estadio 3 de Marzo sin intención alguna de que fuera cancelado. Se trató de un concierto shock-rock de Lady Gaga efectuado el 3 de mayo del 2011. El boleto para el palco de primera fila tuvo un costo de 2,200 pesos (poco más de 200 dólares) mientras que el boleto para la más democrática grada oriente, fila G7, asiento 23, tuvo un costo de 1,500 pesos. La siguiente fotografía nos muestra uno de los boletos de entrada al espectáculo:





Para darle al lector una idea del tipo de espectáculo que los dizque moralistas promotores de los Tecos y la Organización Nacional del Yunque autorizaron en sus propias instalaciones, a continuación se presentarán algunas fotografías que ilustran el tipo de shows que brinda la estrafalaria e irreverente Lady Gaga a la cual no pocos grupos evangélicos han acusado de blasfema y sacrílega (Spectator advierte de antemano que algunas de las imágenes puestas a continuación pueden resultar altamente ofensivas para muchos grupos cristianos, como la imagen en la cual aparece Lady Gaga disfrazada de monja católica tragándose un rosario. Sin embargo, no es la intención de Spectator el ofender a ningún grupo o congregación religiosa adherente a las enseñanzas de Cristo Jesús, la reproducción de estos materiales es indispensable para quitarles definitivamente y de una vez por todas la máscara a los hipócritas que desde la comodidad de sus mansiones disfrutando del dinero mal habido que les dejo el patriarca que se les murió en el 2010 se proclaman como devotos católicos pero que en los hechos resultan ser absolutamente todo lo contrario de lo que predicaba el Maestro Jesús, seres mezquinos y manipuladores movidos únicamente por su voracidad en todo lo que tiene que ver con cuestiones materiales y por el fanatismo radical que les inculcó y les heredó uno de los seres más ruines y perversos que hayan existido en toda la República Mexicana):

























Es lógico que mientras que por un lado los dueños de la Universidad Autónoma de Guadalajara hayan cancelado a última hora el concierto que iba a dar el grupo KISS, no hayan movido un solo dedo para hacerle lo mismo a esta señora que prometía cubrirles los bolsillos con muy buena$ razone$ para hacerle$ olvidar todo su morali$mo e inclu$ive todo el cristianismo que supuestamente dicen profesar. Después de todo, Lady Gaga no es judía mientras que dos de los integrantes del grupo KISS si lo son. Y a propósito de esto último, cuando el Papa Juan Pablo II visitó la ciudad de Guadalajara, el encuentro que tuvo con los jaliscienses se llevó a cabo en el estadio Jalisco el 30 de enero del 1979. Los rapaces neo-fascistas dueños de la UAG jamás habrían facilitado su estadio para el encuentro del acto de Juan Pablo II con la gente no tanto porque no podrían esperar los beneficios económicos que deja una personalidad de escándalo como Lady Gaga, sino por razones similares a las que los movieron para prohibirle a los miembros de KISS pisar el suelo “nacionalista” de la UAG. Lo que demuestra, una vez más, que no es lo mismo ser católico que ser fascista, no es lo mismo ser católico que ser Teco; y naturalmente, el “buen” fascista primero debe ser fascista antes que ser cristiano así como el “buen” Teco primero debe ser Teco antes que ser católico ya que estas son las escalas de prioridades con las cuales se manejan estos hipócritas de doble cara y doble moral.

Dado el hecho de que el Cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, ha sido bastante vocal en sus condenas verbales a los homosexuales, llegando incluso a enfrentamientos bastante agrios en contra del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México Marcel Ebrard tras la aprobación de las sociedades de convivencia en la capital del país, y dado el hecho de que la Lady Gaga (la cual se ha proclamado abiertamente bisexual) ha manifestado públicamente su apoyo total a los homosexuales y las relaciones homosexuales y ha participado en desfiles de comunidades gays, pudiera suponerse que el Cardenal Sandoval habría sido bastante duro ante los medios de comunicación en contra de los pseudo-cristianos propietarios del Estadio 3 de Marzo por patrocinar masivamente justo lo que el Cardenal Sandoval ha estado condenando de manera tan implacable. Pero se supondría mal, porque sucedió precisamente lo contrario, en esta ocasión el Cardenal guardó silencio y no dijo absolutamente nada, convirtiéndose en cómplice pasivo de lo que se llevó a cabo a corta distancia de donde están las parroquias bajo su resguardo. En realidad, tomando en cuenta otros antecedentes que ya se han tratado en estos trabajos, no podía esperarse otra cosa del Cardenal Sandoval. Seguramente el Teco Mayor y los Tecos de menor rango le han de estar sumamente agradecidos al Cardenal por no haberlos excomulgado al haber patrocinado a Lady Gaga en su Estadio, y por ni siquiera haber hablado mal de ellos ante los medios a raíz del evento presentado en Guadalajara por la sacrílega Lady Gaga en una de las mejores máquinas para producir dinero con las que cuenta el neo-fascismo en México, el degradado Estadio 3 de Marzo.

El 30 de septiembre del 2011 se anunció la detención de Roberto Carlos López Castro, apodado “el Comandante Toruño”, presunto autor intelectual del ataque narcoterrorista cometido en contra el casino Royale en Monterrey en donde murieron calcinadas 52 personas el 25 de agosto del 2011. ¿Y en dónde precisamente fue encontrado y qué hacía cuando fue detenido por fuerzas federales? Pues se circulaba tranquilamente muy quitado de la pena en la ciudad de Guadalajara, en Zapopan, cuando se paseaba junto con su novia. De todas las partes de México a donde se pudo haber ido, de todos los 32 Estados en los cuales pudo haber buscado refugio, se fue a esconder precisamente en el nido de la ultraderecha nacional pese a que esa zona geográfica está infestada de espías y soplones al servicio de la extrema derecha; lo cual no le preocupó en lo más mínimo al “Comandante Toruño”, confirmando por enésima ocasión que lo peor de lo peor de México puede convivir en proximidad cercana sin interferir los unos en las actividades criminales de los otros para nada (hasta que se le acaba la suerte a alguno de ellos.) Exceptuando los casos en que se trate de bandas rivales compitiendo por el mismo mercado, las bandas de la delincuencia organizada, Tecos y narcos, pueden convivir muy bien sin problema alguno.

2 Comments:

Blogger alerubicel said...

Me parece que tu información es subjetiva y, en el aspecto de la presentación de KISS, es erronea; ya te habrás dado cuenta de que ese espectaculo no se realizó en el 3 de marzo, y obviamente hay muchisimas cosas que pasas por alto: la primera es que la UAG no decidió traer a KISS, el que lo decidió fue OCESA (con el que se tiene un convenio del estadio) y la segunda, es que ellos hicieron que ese espectaculo no se presentara en su estadio debido a lo que tu comentas: sus principios eticos. Con esto me refiero a que no dejaron que se presentara el grupo debido a que su música es satánica y yo se de fuentes oficiales todo lo que tuvieron que hacer para impedir que KISS se presentara en su estadio; asi que primero informate bien de las cosas antes de criticar ;)

domingo, 20 marzo, 2011  
Blogger Spectator2006 said...

Efectivamente, la presentación que estaba programada de KISS en el estadio 3 de marzo fue cancelada. Pero ello fue después del escándalo que provocó el reportaje de Spectator revelando muchas cosas que no sabían los despistados militantes de base de la sociedad Tecos, lo cual cimbró a la organización hasta sus cimientos poniendo a muchos de ellos a meditar sobre la verdadera calidad moral de aquellos a quienes sirven incondicionalmente.

Antes de que se publicara el reportaje de Spectator con los datos consignados por Spectator acerca de KISS (los cuales son totalmente ciertos y verídicos y los cuales nadie ha cuestionado o puesto en tela de duda), había toda la disposición del mundo porque se llevara a cabo el evento en la ciudad de Guadalajara precisamente en el estadio 3 de marzo. Por favor no venga nadie aquí con cuentos chinos argumentando que OCESA o que la ONU o que la Presidencia de México pueden programar por anticipado todo lo que les pegue su regalada gana en el estadio 3 de marzo sin consultar para nada primero con los dueños de la UAG. Por favor, esos cuentos chinos mejor resérveselos el comentarista alerubicel para quien tenga disposición para digerir tales justificaciones. De cualquier modo, la inesperada cancelación del evento de KISS tras la publicación del reportaje de Spectator demuestra que gente muy importante dentro de la Universidad Autónoma de Guadalajara está poniendo mucha atención a lo que escribe Spectator, al grado de haberse convertido casi casi en una obsesión.

Sin embargo, en una muestra de imparcialidad (que la antisemita y clandestina organización secreta Tecos nunca dá a nadie), Spectator está dispuesto a reproducir en forma íntegra cualquier nota periodística publicada en un periódico de reconocido prestigio e imparcialidad (como EL UNIVERSAL, Diario REFORMA, PROCESO, EXCELSIOR, etc.) en donde haya quedado documentado ANTES DE QUE SPECTATOR PUBLICARA SU TRABAJO “TECOS Y NARCOS” que a iniciativa de los Leaño (o cualquiera de sus principales achichincles) no se permitiría terminantemente y por ningún motivo la presentación del espectáculo de KISS que estaba programado para celebrarse en Guadalajara en el estadio 3 de marzo. Se le recomienda no perder su tiempo al comentarista alerubicel en andar escarbando todos los ejemplares del periódico Ocho Columnas para tal efecto. (Spectator es mucho mejor lector del periódico Ocho Columnas de lo que el comentarista alerubicel pueda suponer.)

viernes, 01 abril, 2011  

Publicar un comentario

<< Página Principal